14 agosto 2006

Os Filhos de Lula

O presidente/candidato Luís Inácio Lula da Silva endureceu o discurso no fim de semana, em Fortaleza. Lula, que gosta de monólogos e vai fugir dos debates eleitorais, criticou “as elites” e o que chamou de “direita raivosa”. Todo populista que almeja ser como Chávez ou Fidel culpa sempre essa tal de “zelite” pelos males da nação. Curiosamente, elite mesmo são os “intelectuais” ricos que adoram Lula, como Verissimo e Chico Buarque, ou então os privilegiados funcionários públicos e sindicalistas, que também gostam muito do molusco. Já quanto a essa tal de “direita raivosa”, seria interessante que o apedeuta explicasse quem exatamente representa a direita no país, posto que o cenário político é caracterizado por um monopólio esquerdista. Será que o presidente considera direita o PMDB fisiológico do seu camarada José Sarney?

2 comentários:

Passarim disse...

POR UM GOVERNO DE PRINCÍPIOS
A importância dos princípios

O princípio é a base, o ponto de partida, a regra para uma cadeia de eventos, pensamentos ou intenções formadas anteriormente e que difere o sujeito político. Em relação a matérias relacionadas com a sociedade brasileira, parece-me que o termo princípio assume um papel retórico diferente. Ele é a moeda de troca da cidadania democrática, um regime que promove a escolha. A noção de um homem com princípios implica que, em dada altura da sua vida, ele tomou decisões, fez escolhas... em suma, formou-se como indivíduo público e transmitiu a todos seus princípios. Não nos passa pela cabeça afirmar que um rapaz de 13 anos tem princípios porque o termo princípio, definido desta forma, implica uma certa dose de responsabilidade, independência - moral, intelectual e financeira - que lhe permite fazer escolhas. Escolhas adultas, não infantilizadas por um idealismo desmesurado.
Parece-me que se precisasse caracterizar os brasileiros como povo, os caracterizaria como um povo obliterado por um idealismo desmesurado, utopicamente perfeito... e logo aí, desumano. É dessa permanente idealização que resulta, por conseqüência óbvia, a mossa péssima escolha.
Um princípio, tal como a palavra indica, é um começo. Um começo de algo que se procuraria ideal mas que nunca o será, porque foi prometido e não foi cumprido. É exatamente na compreensão da inevitabilidade do erro e na aceitação não-conformada - mas calma - da imperfeição que encontro o que poderia chamar de comportamento desvirtuado.
Os brasileiros são um povo eminentemente infantil, altura da vida - às vezes, permanente - onde se idealiza e imagina. É numa atitude infantil, a da conformidade inerte face à impossibilidade de atingir o ideal, que assenta a lógica do "ou é perfeito ou não vale pena".
A encruzilhada em que se encontra o nosso país poder-se-ia apelidar de passagem à maioridade democrática, um estado de alma em que o país receia não conseguir lidar com o futuro. Trata-se quase de uma primeira - e amedrontada - contemplação do real.
Neste governo não há uma clara preocupação com princípios, coisa que anda meio perdida na memória fraca da sociedade brasileira. Estes princípios, como a existência de uma avaliação dos professores, são absolutamente fundamentais. Mas o problema no Brasil, problema esse que não nos permite ser reformistas e evoluirmos, é que em tudo se procura um idealismo utópico, desumano, ou seja, a perfeição.
Voltando ao exemplo da avaliação qualitativa dos professores, ela tem de existir. Que não há sistemas de avaliação perfeitos, não há. Mas algo deve ser feito, algo deve ser evoluído. A democracia é um projeto inacabado e o caminho para sua correta implementação depende da escolha de homens de princípios suficientemente testados na vida pública.
Os princípios são um campo em que eu não perdôo aos políticos, porque um princípio não deve, nem pode, ser negociável. E assim chegamos a uma das mais importantes funções do estado: a de impor princípios aos cidadãos através da educação e da cultura, permitindo a responsabilização pelas escolhas. Quanto aos governantes: serem exemplos desse ato de cidadania é obrigação.

Anônimo disse...

cuidado brasil: caso Bolivia!!

Ministra de Salud nstruyó auditoria médicaLa Coordinadora de la
Brigada de Médicos Cubanos que residen en La Paz, Isabel Gómez,
pidió este viernes disculpas a la población por el incidente causado
por uno de sus colegas que marcó como territorio cubano al hospital
Chacaltaya de El Alto a donde no dejó ingresar a los periodistas ante
la denuncia de un supuesto caso de mala praxis.

"Fue un malentendido, este hospital es territorio completamente
boliviano, nosotros respetamos. El colega que dijo aquello estaba
presionado por el trabajo que genera la gran cantidad de pacientes que
acuden al lugar y por los periodistas que llegaron sin antes pedir una
audiencia", señaló.

El jueves 17 de agosto el Colegio Médico de La Paz denunció que los
médicos cubanos habían realizado una mala praxis en la persona de un
anciano de nombre Nicolás Ramos. Al saber aquello, la prensa se
trasladó a la zona de Alto Lima donde se encuentra el mencionado
Hospital Boliviano Cubano, para averiguar los detalles del supuesto
caso de negligencia médica.

Sin embargo fueron interceptados en la puerta por un médico cubano que
no quiso responder a las preguntas de la prensa y tampoco los dejó
ingresar al nosocomio, alegando que ese es territorio cubano, al igual
que una embajada o un consulado.

A tiempo de admitir que cometieron un error al decir que el Hospital
Chacaltaya era territorio cubano, la coordinadora de los médicos
cubanos dijo que sus colegas trabajan con mucho tesón en el país, en
especial en el área rural para cumplir con la metas trazadas por el
gobierno de Bolivia y de su país.

Según datos del Ministerio de Salud, al momento existen alrededor de
1.500 médicos procedentes de la isla de Cuba prestando atención en el
marco del programa de ayuda denominado "Operación Milagro", de los
cuales se encuentran 300 en el departamento de La Paz.

El presidente del Colegio Médico de Bolivia, Fernando Arandia,
manifestó que los médicos cubanos incurrieron en 20 casos de
negligencia médica desde que llegaron al país.

Gómez dijo al respecto que todas las denuncias de mala praxis han sido
investigadas y la información fue entregada a la ministra de Salud,
Nila Heredia, y que estos casos aún se encuentran en proceso de
investigación.


18 de Agosto de 2006


Eduardo Chávez, presidente del Colegio Médico de La Paz.
El presidente del Colegio Médico de La Paz, Eduardo Chávez, hizo una
denuncia de negligencia contra galenos cubanos en un hospital de la
capital boliviana, por una intervención quirúrgica a un hombre de
edad avanzada.
Tras la denuncia, un periodista de la red ATB acudió al Hospital
Boliviano-Cubano de Alto Lima, pero un médico de la isla no le
permitió entrar y se negó a proporcionarle información.
La prensa boliviana indicó que el galeno cubano calificó a ese centro
médico como territorio de su país.
La presunta víctima de negligencia es Nicolás Ramos, de 77 años,
quien fue operado de la vesícula por dos médicos de la isla. Los
galenos habrían colocado erróneamente el tubo de respiración en la
tráquea del paciente, lo cual le ocasionó una insuficiencia
respiratoria.


Panamá, jueves 17 de agosto de 2006

STEVEN DUDLEY

Cartagena, Colombia. –Carlos Rodríguez y su novia, Johan Mary Jiménez, tenían pocas esperanzas de salir de Cuba. Ambos son médicos. El padre de ella era un disidente conocido, y Rodríguez era un crítico abierto del sistema.
No obstante, en mayo de 2004, un gobierno cubano aparentemente desesperado por satisfacer las necesidades de doctores en Venezuela, separó a los dos en la "Misión Barrio Adentro", campaña del presidente Hugo Chávez para proporcionar salud a la gente más pobre de su país.
Huyeron a Colombia siete meses después y obtuvieron asilo político. Ahora están luchando duramente haciendo trabajos diversos cerca de esta ciudad del Caribe, y ofrecen detalles del programa de doctores cubanos en Venezuela.
Desde que tomó poder en 1999, Chávez ha aumentado el comercio con Cuba y se ha beneficiado de la experiencia de Cuba en salud, educación y defensa. "Barrio Adentro", o "Dentro de las Vecindades", era uno de varios programas que Chávez instaló con la ayuda de cubanos, y se estima que 20 mil médicos cubanos están trabajando en Venezuela.
Muchos de estos cubanos terminan desertando. Los números exactos son imposibles conseguir, pero Julio César Alfonso, de Solidaridad sin Fronteras de Miami, un grupo que ayuda a doctores cubanos en el exterior a desertar, estima que más de 500 han escapado de los programas en muchos países.
Vida difícil
Los doctores cubanos que trabajan en el exterior no tienen una vida fácil.
Los funcionarios cubanos los supervisan de cerca, dijeron Rodríguez y Jiménez al Miami Herald. No podían hablar con los medios, y había "códigos rojos" regularmente alarmas por razones sin especificar durante las cuales no podrían salir del hogar.
Rodríguez, 30, y Jiménez, 28, trabajaban en la ciudad de Lagunillas, cerca de la frontera noroeste de Venezuela con Colombia. Como mucho personal médico cubano, fueron a Venezuela con la esperanza de ahorrar un poco de dinero o, por lo menos, volver a casa con algunos bienes de consumo que difícilmente encontraban en la isla.
"Los cubanos buscan una manera de cambiar sus vidas", dijo Rodríguez. "Ir a otro país a trabajar era una manera de hacer eso".
Sin embargo, Venezuela resultó ofreciendo pocos beneficios.
La pareja dijo que cada uno recibió el equivalente de cerca de $200 por mes como sueldo. El gobierno venezolano les brindó viviendas separadas y la compañía petrolera del estado, PDVSA, subvencionó su alimento.
Pero el dinero seguía siendo apretado debido al alto costo de vida en Venezuela y otros doctores incluso no recibieron el subsidio alimenticio de PDVSA. "Barrio Adentro" también era decepcionante, dijeron.
Aunque fue promovido como una manera de ayudar a la gente pobre que tenía enfermedades leves, dolores e infecciones, Rodríguez y Jiménez dijeron que su supervisor cubano les dejó claro que también tenían que hacer campaña para Chávez en el referéndum del 2004, que Chávez ganó sin ningún problema.
‘‘La idea era buena", dijo Rodríguez al referirse a la misión. "Solamente que para eso no era la misión. El coordinador nos dijo que nuestro trabajo era mantener a Chávez en el poder".
El coordinador también requirió a los doctores poner los carteles de Chávez en las clínicas pequeñas que se establecieron en los barrios pobres y decirles a sus pacientes que "votaran por Chávez".
"Yo no podía hacerlo", agregó Rodríguez. "Les dije que era feliz trabajando como doctor, pero que no haría campaña".
La pareja dijo que no todos los residentes del barrio eran simpatizantes de los cubanos. Los vecinos anti-Chávez los llamaron "embajadores de Fidel" y rechazaron ir a sus clínicas.
Cajas de medicina
El personal médico cubano también brindó a los venezolanos medicinas cubanas. Rodríguez, quien era parte del equipo que distribuyó las medicina a las vecindades, dijo que "cajas y cajas y cajas" llegaban semanalmente de Cuba vía avión militar.
Era imposible establecer si Cuba donaba las medicinas o si el gobierno venezolano pagaba por ellas.
Desde que el programa venezolano fue lanzado, los cubanos en la isla se han quejado por un significativo descenso en el número de doctores allí y las fuentes ya bajas de medicinas.
"Estaba preocupado por toda la medicina que salía de Cuba", dijo Jiménez. "¿Qué hay de los cubanos?". En el pasado, Chávez se ha referido al programa médico como un intercambio de los recursos humanos de Cuba por los recursos naturales de Venezuela -sobre todo petróleo- y parte de su campaña para consolidar relaciones con naciones latinoamericanas y para distanciarlas de Estados Unidos.
Cuba, por ejemplo, recibe más de 90,000 barriles al día del petróleo crudo de Venezuela en términos de reembolsos fáciles. La mayoría de las naciones que reciben a personal médico cubano también hacen pagos de efectivo por doctor directamente al gobierno cubano, pero no está claro si Venezuela está haciendo tales pagos o está descontando las cantidades contra sus entregas de petróleo.
Ni Venezuela ni Cuba ha proporcionado alguna contabilidad pública de los costos por sus arreglos del programa médico cubano, pero un informe reciente de la administración Bush estimaba subsidios venezolanos de energía a Cuba en mil millones de dólares.
Para Rodríguez y Jiménez, la mejor parte de su viaje a Venezuela fue que les ofreció una puerta de escape.
Se encontraron con un amigo colombiano de otro doctor, quien arregló para que cruzaran la frontera colombiana en un coche por 50 dólares. Salieron a tempranas horas de la mañana del 11 de diciembre. Para el mediodía se encontraban en Cartagena. Miami Herald

La Razón
El trabajo de los médicos cubanos es cuestionado
CONFEMEL • Los galenos latinoamericanos y del Caribe rechazan la labor de ellos en Bolivia.
La Confederación Médica Latinoamericana y del Caribe (Confemel), que se reunió en San José de Costa Rica el 28 de julio del 2006, deploró el ingreso y la labor de galenos cubanos en el país, observando la exportación del trabajo médico de Cuba.
Esta posición está contenida en un “mensaje al pueblo boliviano” que fue difundido ayer.
“No existen justificaciones sociales o epidemiológicas para que médicos se desplacen hasta Bolivia, a semejanza de lo que está sucediendo con médicos cubanos, bajo la justificación de suplir carencias locales no existentes”, señala la Confemel.
“La política de exportación del trabajo médico patrocinado por el gobierno cubano que exporta irresponsablemente médicos para nuestros países apenas con la intención de captar dólares es deplorable y denunciada por la Confemel como perjudiciales para nuestras naciones latinoamericanas”, agrega el mensaje.
Los médicos cubanos son parte de un programa de cooperación a Bolivia, especialmente en oftalmología. Esta situación fue rechazada por los médicos bolivianos, quienes realizaron varias movilizaciones de protesta por esta situación. Pero hay personas de bajos recursos que agradecen esta ayuda gratuita.
“Alertamos al pueblo boliviano que el ejercicio profesional de estos médicos cubanos hiere todos los principios éticos y posee enorme potencial de daños a la salud del pueblo pues no están bajo la protección de leyes nacionales”, finaliza el mensaje de la Confemel.
http://www.la-razon.com/Versiones/20060805_005624/nota_262_316890.htm

96 Médicos cubanos expulsados de Brasil
Decisión judicial obliga a médicos cubanos a salir de estado brasileño
Jueves 14 de Abril de 2005
18:54
AFP ( Foros ABC, Madrid AFP)

BRASILIA.- Una decisión judicial obligó a 96 médicos cubanos que trabajaban en un programa de salud familiar en el estado brasileño de Tocantins (centro-norte) a dejar el trabajo y regresar a su país, informó este jueves el gobierno local.

El gobernador del estado, Marcelo Miranda, lamentó la decisión judicial y confió en que "el impasse" pueda resolverse a nivel de los gobiernos de Brasil y Cuba.

Los médicos cubanos, que este jueves empezaron a concentrarse en un hotel de la ciudad de Palmas, capital de Tocantins, viajarán el viernes a Brasilia de donde seguirán para su país en un avión enviado directamente por el gobierno de Fidel Castro.

El juez federal Marcelo Bernal falló a favor una demanda presentada por el Consejo Regional de Medicina pidiendo la prohibición de que médicos extranjeros actuaran en el estado.

En su sentencia, el juez comparó a los médicos cubanos con curanderos, y en declaraciones al canal de televisión Globo News dijo que "no podemos aceptar personas que no conocen muchas veces la realidad sanitaria de la región, personas que no dominan el portugués y que no han probado que son médicos".

Los médicos cubanos se encontraban trabajando en 28 localidades de Tocantins en el marco de un acuerdo de cooperación suscrito en 1997 entre el gobierno local y el de Cuba.

El gobernador Miranda dijo reconoce el valor profesional de los médicos cubanos, pero que debe respetar las decisiones judiciales y la opinión del Consejo Médico.

"Estoy seguro de que los cubanos que aquí estuvieron hasta hoy fueron muy bien recibidos y sólo tenemos que agradecerles y confiar en que los gobiernos (de Cuba y Brasil) lleguen a un entendimiento", dijo el gobernador durante un acto en la Asamblea Legilativa del estado.
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Brasil expulsa a 96 médicos cubanos
Fidel Castro les envió un avión para que vuelvan a La Habana
Especial para Descifrado

[15-04-2005 9:55 am] Este viernes a la mañana en el aeropuerto de Brasilia unos 96 médicos cubanos se disponen a regresar a su país, luego de que el gobierno del estado de Tocantins les rescindió el contrato que les permitía trabajar en 42 municipios de ese estado, ubicado al norte de Brasil. El avión para que regresen, se informó, fue enviado por el gobierno de la isla. Los médicos actuaban en el país sudamericano por convenios bilaterales entre los gobiernos de Cuba y Brasil, pero no habían revalidado sus títulos localmente, lo cual motivó acciones legales por parte del Colegio Médico de la región. Esta semana un juez federal determinó que los médicos antillanos no podían ejercer la medicina en el país si no tenían reválida de sus títulos cubanos. La polémica respecto de los médicos cubanos fue zanjada hace menos de un mes por el ministro de Educación, Tarso Genro, quien admitió que el ejercicio de la medicina por profesionales graduados en otros países ameritaba obligatoriamente la reválida, y que cualquier otra opción sería inconstitucional; el gobierno de Lula había asomado la posibilidad de abrir un "régimen especial" para favorecer a los médicos graduados en Cuba para que no hicieran reválida, pero la iniciativa contó con fuertes oposiciones del gremio médico y de las autoridades universitarias de todo el país.
++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Es vergonzoso ver como gente sin la debida preparación y sin el debido conocimiento acerca de nuestra realidad medica venga a nuestro país ha tratar a nuestros enfermos. ( opinión de un venezolano en el foro )

No es mi intención despreciar la vocación, la inteligencia o el respetable conocimiento que puedan tener estos cubanos, pero es obvio que ellos no tienen la preparación medico-científica que posee el medico venezolano.

Hay que tomar en cuenta que la educación superior cubana, en especial la médica, carece de cualquier cantidad de recursos financieros y de tecnología para sacar al mercado laboral a un profesional de la salud con conocimientos de punta en medicina tradicional, incluso, ¿ustedes se imaginan como se sentiría un medico cubano al ver que sus colegas en Venezuela usan cierta tecnología y tienen un sueldos mas o menos buenos que les permiten acceder a ciertas cosas como vehículos y buena ropa y una vida mas o menos holgada? Sabían que haciendo las equivalencia monetaria correspondiente un medico en Cuba gana lo suficiente como para comprarse un par de zapatos, y mas nada.

Yo vivo en un barrio, en uno de los poquísimos donde la mayoría de la gente le ha inculcado a sus hijos la superación y la formación académica, por esto tenemos cierta visión de las cosas que no comparten los chavistas del lugar y nos llaman "sifrinos de barrio" pero igual nunca le hemos parado; y alli llevaron a dos médicos cubanos, era de conocimiento general en mi comunidad la fascinación que tenían las médicos cubanas con nuestras costumbres, es decir, para ellas era genial tener mil clases de toallas sanitarias para escoger la que quisieras comprar, era genial ver la novela que quisieras en el canal que quisieras, era fantástico salir con los amigos de parranda un viernes a Lecheria a los locales de la gente "escualida"

Esto es una sencilla muestra para llegar a ciertas conclusiones sin respuesta: ¿que criterio de globalidad, expansión y adelanto tecnológico en aras de la medicina pueden tener estos médicos? ¿no seria desmotivante para un medico cubano tener que trabajar para un pobre par de zapatos mientras en otros países los médicos la pasan bien con sus suelditos?

La medicina desarrollada en Cuba, nada tiene que ver con la que conocemos en Venezuela, sin restarle méritos de ningún tipo, la medicina cubana a mi criterio es de tipo alternativa y con un amplio margen de improvisación en su fase de experimentación y aplicación final, es decir que ni siquiera la considero segura para aplicarla en forma conjunta con un tratamiento de medicina tradicional.

Estoy en pleno conocimiento de que hay gente que se ha curado con medicina cubana, me alegro que sus padecimientos físicos llegaran a su fin, pero en mi caso personal mientras tenga para pagar un seguro medico y una clínica no me someteré a experimentos extraños con pastillas, menjurjes y tomas de pócimas extraídas de cuanta mata y pez encuentran en su patria.